Infórmate

Sé un líder dando feedback

blogImg


Proporcionar feedback oportuno a los miembros del staff es una función imprescindible del liderazgo, ya que, incrementa el rendimiento y la productividad del talento humano.

El feedback por parte del liderazgo, en el momento correcto, es una de las herramientas más efectivas para la motivación del talento humano. Está claro que la seguridad en sí mismo es una cualidad que todo colaborador debe demostrar en su desempeño diario dentro de la organización. Aun así, independientemente de su cargo, siempre habrá un momento en el que se preguntará qué piensan los mánagers y directivos de su trabajo.

Por tanto, no tiene sentido esperar a que el trabajador cometa un error u ocurra una falla que involucre al equipo para introducir correctivos. Mucho menos lo tiene dejar el reconocimiento al esfuerzo y los aciertos de cada integrante del staff para la fiesta de fin de año.

De acuerdo a estas consideraciones, dedicaremos las siguientes líneas del presente artículo a definir la retroalimentación y la importancia que tiene en la gestión del líder y en la productividad de los grupos de labores. Asimismo, abordaremos la frecuencia y condiciones con las que debería emplearse dicho recurso para que sea eficiente.


¿Qué es el feedback y por qué es importante para el liderazgo?
 

En la teoría de la comunicación, feedback es, esencialmente, el intercambio constante de las funciones de emisor y receptor, para que exista reciprocidad. Respetando este concepto, dentro del ámbito corporativo, podemos definirlo como la acción de transmitir una información con la finalidad de apoyar o mejorar el desempeño de una o varias personas. En este caso, la actuación de los colaboradores sería el estímulo que genera la respuesta o retroalimentación del líder.

Proporcionar este retorno a los miembros del staff, de manera adecuada y en el momento oportuno, es una función relevante de los mánagers y directivos. Tal afirmación se basa en los beneficios que aporta la referida habilidad a las organizaciones:
 

  • Complementa la política de motivación. El feedback incrementa el rendimiento y la autoestima de los trabajadores. Gracias a ello, perciben que sus logros son tomados en cuenta. También coadyuva en el crecimiento profesional de quienes lo reciben; además de estrechar el vínculo entre estos y los directores.
     
  • Alineación. Este retorno comunicacional, en función de corregir, reconocer o motivar, es una modalidad clave para obtener y conservar la alineación del talento humano con los objetivos de la organización.
     
  • Facilita la evolución. El acercamiento constante del director con la intención de apoyar las labores e impartir ajustes entre los colaboradores, abona el terreno para asumir nuevos proyectos e implementar cambios necesarios en la compañía.
     

¿Cuándo y en qué condiciones debe el liderazgo suministrar feedback?
 

Tal como adelantamos al principio, es preciso proporcionar la retroalimentación a tiempo. Aquí juega un rol preponderante la atención consciente y la escucha activa del líder. Estas dos cualidades permiten anticiparse a las fallas en la ejecución de procedimientos y a posibles conflictos internos

Esperar a que los eventos negativos ocurran para introducir ajustes, dificulta la asimilación de los mismos, por causa de la presión emocional del momento. Podría decirse que las reuniones semanales para revisión de estatus son los momentos más indicados en función de compartir observaciones constructivas y destacar el trabajo bien hecho. Sin embargo, la observación e intuición equilibradas del mánager pueden determinar otras ocasiones en las que se requiera retroalimentar grupal o individualmente.

En consecuencia, esta anticipación permite al liderazgo, en la mayoría de los casos, lograr un ambiente distendido para que los meetings dedicados a proveer retorno informativo cumplan sus objetivos.
 
Asimismo, es necesario determinar el lugar adecuado. La sala de reuniones, la oficina del director, un pasillo de las oficinas, la cafetería y hasta un restaurante influyen en la predisposición y el ánimo de los receptores. Los espacios fuera del ambiente de la empresa no están reñidos con la seriedad del feedback, pero sí constituyen un elemento sorpresa que aumenta la atención y asimilación de los mensajes.

Igualmente, el correo electrónico y los chats mediante plataformas de gestión online, son instrumentos válidos para dar la enhorabuena por los éxitos y plantear mejoras. Sin menoscabo de la formalidad, puede considerarse el uso ponderado de emojis y emoticonos para agregar la emotividad pertinente a la comunicación.


¿Cómo lograr que el feedback cumpla los objetivos?
 

Para obtener los mejores resultados de la retroalimentación es imprescindible seguir una serie de normas relacionadas con su preparación y aplicación:
 

  • Asumirla como un recurso para mejorar el desempeño y rendimiento del equipo de trabajo.
     
  • Evitar su empleo para criticar, cuestionar o expresar percepciones negativas. Menos aún para predisponer a unas personas en contra de otras.
     
  • Asegurar que el retorno comunicacional se enfoque en el futuro. Con este mismo propósito, es preciso llevar un seguimiento de cada tema tratado.
     
  • Asimilarla como una oportunidad para mejorar y aprender de la experiencia; más que como una solución anticipada de amenazas potenciales.
     

De acuerdo con lo anterior, antes y durante las reuniones destinadas a retroalimentar, sería muy útil tomar en cuenta las siguientes sugerencias:
 

  • Dar a conocer a los integrantes del staff los temas a tratar en los meetings. De esta manera, tendrán tiempo de recopilar información con miras a participar y ofrecer propuestas objetivas.
     
  • Preparar el discurso con la finalidad de hacerlo constructivo y que tenga una proyección positiva, aún en circunstancias negativas.
     
  •  Ser concreto y tener seguridad de lo que se expone. Emplear la asertividad para referirse a cómo se ha constatado el problema planteado, sin dejar de ser conciliador.
     
  • Escuchar atentamente el punto de vista del interlocutor. Demostrar verdadera empatía para entender sus percepciones y sentimientos.
     
  •  Promover la comunicación abierta respetuosa y sin discriminación entre todos los miembros de la organización. Incluso, hacer que ésta forme parte de la cultura corporativa.
     

Retroalimentación para establecer entornos laborales productivos
 

Además de las sugerencias anteriores, existen otras condiciones que facilitan obtener el máximo provecho del feedback. Una de ellas es su formalización como una actividad permanente, vinculada a las políticas de motivación, desarrollo y mejoramiento continuo de la organización. De lo contrario, su poca frecuencia le restaría influencia en la actitud del talento humano.

Finalmente, es imprescindible que el liderazgo logre acuerdos que impliquen el compromiso de los integrantes del equipo en el sentido de actuar consecuentemente con las directrices acordadas en las reuniones orientadas al retorno comunicacional. De tal manera, los cambios y mejoras allí discutidas tendrán más posibilidades de ser tangibles a corto y mediano plazo.

 

Aviso de cookies

Continuar Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de navegación
y mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas nuestra política de cookies.