El otoño desafía a los directivos

blogImg

Que la llegada del otoño altere el estado de ánimo de muchas personas por la vuelta a la rutina cotidiana ya es común y puede afectar de manera negativa en el rendimiento y la productividad de los equipos de trabajo. Para evitar este problema, es necesario entenderlo.

La melancolía o bajón del otoño no es otra cosa que un trastorno afectivo estacional. De acuerdo al portal en español de la Clínica Mayo, dicho padecimiento es un tipo de depresión vinculada a los cambios de estación. Su inicio y finalización ocurren en los últimos meses del año y los síntomas evidentes suelen ser falta de energía y dificultad para concentrarse. También se asocian a éste alteraciones en la alimentación (inapetencia o gula) y el sueño (insomnio o somnolencia); además de sentimientos de culpa, tristeza y angustia. 

Esta disfunción, según los especialistas, está relacionada con la reducción de horas de luz solar (días más cortos y noches más largas). Igualmente, existe un trastorno afectivo estacional de primavera y verano, pero es menos frecuente.

Por todo esto, el síndrome de otoño representa un reto para los directivos de grandes, pequeñas y medianas empresas: ¿Cómo motivar a los colaboradores y automotivarnos como líderes para aprovechar las oportunidades que se presentan en los meses finales del año? ¿Cuál estrategia aplicar para evitar que la depresión estacional merme la productividad? ¿Qué hacer para mantener a la empresa activa y a nuestro staff despierto durante esta temporada? Con las sugerencias que presentamos a continuación, intentaremos dar respuesta a estas preguntas.

 

Buen ambiente desde el inicio del otoño

Aplicar todas las iniciativas posibles para hacer de la oficina el best place to work todo el año, es una de las opciones que más incrementa la felicidad del talento humano. Pero, poner especial énfasis en dicho concepto durante el otoño, puede reducir la depresión estacional y sus efectos. No todos los empleados salen de vacaciones en verano, pero es imprescindible conservar el "subidón" de la temporada estival con acciones como:

  • Organizar un desayuno y compartir ideas de manera informal.

  • Proyectar en reuniones vídeos que expongan de manera entretenida e interesante el plan de trabajo.

  • Considerar la posibilidad de contratar a un especialista motivacional que facilite herramientas a todo el equipo.

  • Promover los ejercicios físico por su efectividad contra el estrés y la ansiedad.

 

Las estrategias y el plan de trabajo otoño-invierno

Plantear nuevos retos desde el mismo inicio del otoño también es fundamental para subir el ánimo de los profesionales que integran los equipos de tareas. Igualmente, el proponer metas innovadoras, que exijan creatividad e intuición, mantiene firme el entusiasmo del líder. En este sentido, es importante poner en práctica lo siguiente: 

  • Estructurar con anticipación las estrategias de marketing y ventas para las temporadas comerciales de los últimos meses del año: retorno a las actividades laborales y académicas, Black Friday, Cyber Monday y Navidad.

  • Plantearse en dichas estrategias objetivos SMART: específicos, medibles, alcanzables, relevantes y que se cumplan en plazos de tiempo razonables. Acorde con estos, debemos fijar un plan de trabajo efectivo y disciplinado para lograrlos; pero sin afectar la conciliación con la vida personal de los trabajadores y del mismo líder.

  • Un elemento de motivación adicional podría ser la introducción de la gamificación, probada con éxito por corporaciones como American Express y Zeppelean. De la misma forma, lo es establecer incentivos para las ideas y aportes más creativos en función de las estrategias o para quienes culminen sus tareas en menos tiempo y sobrepasen las expectativas.

 

Conciliación laboral para la "vuelta al cole"

El otoño no sólo significa el retorno a la rutina del trabajo, sino también, la vuelta al colegio de los hijos de nuestros colaboradores. Obviamente, ellos necesitan tiempo para llevar y buscar a sus pequeños . El horario flexible es ideal para evitar el estrés de no poder llegar a buena hora por culpa de una jornada estricta. 

 

Automotivación del líder para evitar el bajón del otoño

Por supuesto, también el líder requiere mantenerse motivado para no caer en la depresión estacional. Para ello, es imprescindible que recuerde y cumpla las siguientes premisas:

  • Prestar atención al diálogo interno. Esto es, cuidar que el pensamiento no se desvíe hacia ideas pesimistas y depresivas. En caso de que éstas se presenten, utilizar fundamentos de inteligencia emocional: identificar las emociones que producen, etiquetarlas y buscar respuestas alternativas.

  • Filtrar las influencias negativas externas. En otras palabras, prestar atención a lo que se escucha y se lee en portales web y redes sociales: si se trata de comentarios negativos, noticias sobre la situación económica o política, etc., hay que extraer de los mismos estrictamente lo necesario para actuar, sin dejar que incidan en nuestro estado de ánimo.

  • Respetar su vida y su tiempo. En resumen, los líderes auténticos se toman su tiempo para leer libros y artículos que les permitan crecer personal y profesionalmente; no sacrifican los valiosos momentos con sus seres queridos y se ejercitan para mantenerse saludables física y mentalmente.

Aviso de cookies

Continuar Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de navegación
y mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas nuestra política de cookies.