Infórmate

Diferencias entre management y liderazgo

blogImg

 

Hay tantas definiciones de liderazgo como personas han intentado definir el concepto. Peter Drucker indicó que “la única” definición de un líder es alguien que tiene seguidores, pero al margen de la multitud de definiciones al respecto, una de las cuestiones habituales es plantear si un líder nace o se hace. ¿Es un tema de carisma o algo que puede ser aprendido? En este sentido también hay multitud de puntos de vista, aunque el consenso sí es amplio sobre los atributos que cualquier líder debe tener: visión, integridad, firmeza, confianza, compromiso y habilidades comunicativas, entre otras.

En el caso del management, algunos lo definen como un arte, mientras otros lo definen como una ciencia. En la práctica, el management es un proceso usado para cumplir los objetivos de la organización, utilizando para ello las funciones clave de planificación y gestión presupuestaria, organización, coordinación y gestión de equipos, y, a menudo, resolución de problemas.

En un sentido más formal, el manager es la persona de la organización responsable de llevar a cabo las cuatro funciones básicas de los procesos de gestión:

  • Planificación: decidir dónde llevar a una empresa o proyecto y la selección de pasos para llegar hasta allí.
  • Organización: identificar las actividades a ser realizadas, clasificarlas y asumirlas o asignarlas.
  • Liderazgo: motivar a los empleados para alcanzar los objetivos y metas del negocio.
  • Control: medir el éxito sobre los objetivos establecidos e implantar medidas correctoras.

Una de las principales funciones de los responsables es la de liderar, lo que podría dar pie a cuestionarse si todos los managers son líderes. Esto solo sería cierto en caso de que supieran usar sus habilidades de liderazgo para comunicar, motivar, animar e inspirar a sus equipos adecuadamente.

Los profesionales seguirán las directrices de sus managers porque tiene que hacerlo, sin embargo, seguirán la dirección marcada por un líder porque cree en lo que hace, inspirado y motivado por él/ella. Un manager lo es en virtud de su posición jerárquica. El principal objetivo de los managers es el cumplimiento de los objetivos de la organización y por ello responden por sí mismos y también por el comportamiento y rendimiento de sus equipos. Un manager puede tener autoridad para contratar, prescindir o promocionar empleados según su comportamiento y rendimiento, de cara a asegurar la eficiencia y la consecución de resultados.

Líderes no tienen siempre porqué ostentar un cargo de management. Cualquier persona en cualquier posición jerárquica de la organización puede convertirse en líder porque la base del liderazgo se encuentra en las cualidades personales. Las personas desean seguir al líder por quién es y lo que representa, no por la autoridad que le hayan otorgado desde la organización. El líder mostrará pasión e implicación en el éxito de sus seguidores.

Los subordinados de un manager no tienen capacidad de elección, sólo deben escuchar las peticiones y deseos de sus responsables; los seguidores toman la decisión voluntaria de seguir a un líder. Aquellos que no desean seguir a un líder, simplemente dejan de hacerlo. Es decir, si un empleado inicialmente ve a su jefe como un líder pero en un momento dado ese liderazgo se interrumpe y se pierde esa influencia, el empleado seguirá obedeciendo a su responsable, pero solo porque está obligado a ello, no porque sea su decisión.

El liderazgo se basa en la efectividad a través de la confianza, la inspiración y las personas. Los líderes a menudo ponen a prueba el “status quo” (que los managers suelen querer mantener) para buscar nuevas formas de conseguir los objetivos, facilitando la innovación en las empresas. El liderazgo es visionario, disruptivo, creativo, ágil y adaptable. Los managers están comprometidos con los resultados mientras que los líderes miran también al horizonte.

Algunos investigadores asocian más a un líder los atributos de pasión, alma y creatividad, más emocionales mientras que en un manager son atributos más racionales como razonamiento y persistencia. Un líder es flexible, innovador, inspirador, valiente e independiente, mientras un manager es más analítico y equilibrado.

Algunas de las principales diferencias entre líderes y managers.

Manager

  • Gestiona subordinados
  • Dirige empleados
  • Transmite miedo
  • Requiere obediencia
  • Fomenta la conformidad
  • Castiga el error
  • Visión a corto plazo
  • Usa la cabeza
  • Hace
  • Reactivo
  • Minimiza los riesgos
  • Sigue las normas
  • Mantiene la dirección existente
  • Busca estabilidad
  • Busca resultados
  • Define procesos y plazos
  • Es objetivo
  • Delega
  • Controla
  • Hace las cosas bien
  • Gestiona el trabajo
  • Tiene subordinados

Líder

  • Tiene seguidores
  • Empodera a personas
  • Genera respeto
  • Alimenta la pasión
  • Alimenta la creatividad
  • Acepta el error como aprendizaje
  • Horizonte a largo plazo
  • Usa el corazón
  • Facilita
  • Proactivo
  • Toma riesgos
  • Pone a prueba las normas
  • Prueba nuevos caminos
  • Promueve el cambio
  • Consigue logros
  • Define la estrategia
  • Es apasionado
  • Se implica
  • Motiva e inspira
  • Hace lo correcto
  • Lidera personas
  • Tiene seguidores

 

Liderazgo y management son dos sistemas de acción distintivos y complementarios. Cada uno tiene su propia función y actividades características. Ambos son necesarios para el éxito en los entornos de negocio cada vez más complejos y volátiles. Un liderazgo fuerte con unas capacidades de management débiles tampoco será una solución. El verdadero reto supondrá combinar un liderazgo y management fuertes y usar cada uno para equilibrar al otro. Conseguir un buen equipo de líderes motivadores y managers eficaces será clave para construir compañías de éxito y consistentes a largo plazo.

 

Aviso de cookies

Continuar Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de navegación
y mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas nuestra política de cookies.